Sections
Personal tools

cartas y agradecimientos

La mayor de las satisfacciones que puede tener la Dirección de VITAL CENTRO en su trayectoria profesional de más de 30 años, son los numerosos agradecimientos, tanto verbales como escritos, de Residentes y familiares. Los verbales sería imposible recordarlos todos pero algunos de los escritos nos gustaría compartirlos con la gente que entra en esta página web. No publicamos los nombres y apellidos de los autores de estas cartas de agradecimiento pero en cualquier momento podéis visitar VITAL CENTRO y leerlas ya que muchas de ellas están enmarcadas y colgadas en nuestras instalaciones. Así nos gustaría destacar los siguientes párrafos:

 

“[…]Gracias por el exquisito trato profesional y sobre todo humano dispensado por los extraordinarios profesionales de esta residencia. Gracias a sus directores, a su eficiente equipo de profesionales que se entregaron más allá de lo natural y atendieron con inestimable trato profesional y cariño a nuestro querido padre […]”.
 

“[…] quiero, en nombre propio y en el de mis hermanos, expresarle nuestro más sincero agradecimiento por el exquisito trato que Vd. y todos los que trabajan en la Residencia dispensaron a nuestra madre.

Si tuviésemos otra madre, que no le quepa la menor duda, volveríamos a ingresarla en esa Residencia que con tanto acierto dirige.

Es de justicia rogarle que transmita a todos sus empleados nuestro reconocimiento eterno por el cariño que han dispensado a nuestra madre, que si bien ella no lo podía valorar por su enfermedad, nosotros sí.”

“Pasados los primeros momentos tensos de recogimiento interior que vivimos con la pérdida de mi madre, mi primera reflexión se centró en recordar los últimos años de su vida en ese Establecimiento, que frecuentado por mi, pude comprobar directa y permanentemente, que en el mismo tuvo una estimable calidad de vida, de atenciones y de cariño, que colmaron plenamente mis deseos y el de mi familia, constatando que junto con la profesionalidad, recibió por parte de todos, Dirección y Personal del Establecimiento, un trato exquisito y cariñoso, que reconfortaba comprobar en nuestras visitas al mismo.

Por ello, quiero expresarles, muy sinceramente, tanto a Vds. como a todo el personal, mi agradecimiento y el de mi familia, por haber contribuido, con lo que yo estimo que fue más allá de la exigencia contractual que teníamos con ese Establecimiento, a que mi madre viviera sus últimos años rodeada de atenciones y cariño, y que yo recordaré muy gratamente.”

 

“Tras el fallecimiento de mi madre el pasado día 31 de Octubre, superados los momentos más difíciles de apoyo y cariño de mi familia y mis amigos, me siento tranquilo y esta tranquilidad, os la debo sobre todo a vosotros, a la Residencia que tan dignamente dirigís y a vuestro personal, al que sólo se puede definir como vocacional.

Desde el momento en que mi madre entró a formar parte de la gran familia que constituís, en el mes de abril de 1993 hasta el momento en que se produjo su muerte, he comprobado como, día a día, recibía no sólo los cuidados necesarios debido a su estado físico y mental: control médico continuo, higiene esmerada –incluso en cierta situación que se puede calificar como desesperante- y una alimentación adecuada a sus necesidades. También he visto como recibía –y disfrutaba- mucho cariño y comprensión por parte del personal que la atendía. Mujeres cualificadas, que hacen una labor dura, repetitiva y en ocasiones desagradable y aún tienen tiempo para ofrecer una sonrisa y jugar con esa persona mayor que se vuelve casi niña. Como he dicho al principio de la carta, sólo personas con autentica vocación de cuidar a los demás pueden realizar este trabajo.

Por todo ello y por muchos detalles que en este momento se me escapan, estoy seguro que los últimos meses de vida de mi madre han sido inmejorables. Ella, en su particular estado mental, así lo ha percibido.

Gracias en mi nombre y en el de mi familia.”

 

“[…] por la presente le expreso en nombre propio y de mi familia, el reconocimiento por la calidad profesional con que fue tratada mi madre durante los meses que estuvo en esa Residencia y el agradecimiento por el cariño que se le dispensó, […].”
 

“En mi nombre y en el de mi familia os quiero escribir unas letras de agradecimiento.

Hace 11 años os confiamos el cuidado de mi madre que se encontraba con problemas ansiolíticos y tensión arterial descuidando frecuentemente la medicación, lo que era un gran problema para nosotros al estar su domicilio en Madrid.

Desde su ingreso en vuestra Residencia de Santa Rosa el cambio en la salud física y mental fue extraordinario, conservando una calidad de vida excelente. Durante todos estos años el cuidado médico, físico y mental proporcionado por vuestra casa ha sido una tranquilidad para nosotros.

Hace poco más de un mes, el 12 de agosto, se produjo el infarto cerebral que le ha producido la muerte. Quiero deciros que a pesar del pésimo estado en que quedó he visto como os esforzasteis en su recuperación en la cual estábamos ilusionados. Por desgracia no ha sido así y cuando murió nos vimos también ayudados por vosotros.

Os auguramos un gran éxito en esta nueva Residencia VITAL CENTRO porque a vuestra permanente dedicación se unen la calidad humana y profesional de vuestros colaboradores y a las magníficas instalaciones de que dispone. […] Recibid un fuerte abrazo de esta familia que siempre os estará agradecida.”


La Dirección de VITAL CENTRO quiere aprovechar este espacio para agradecer a todas estas familias y a tantas otras la confianza depositada en nuestros centros y en nuestro equipo de profesionales.