Traumatismos

Un traumatismo es una lesión producida cuando el organismo es sometido a cualquier tipo de energía por encima de su capacidad de resistencia. El traumatismo implica un daño físico que, en ciertos casos, puede derivar en complicaciones secundarias. Cuando se aplica una fuerza directa o indirecta en el esqueleto se puede producir una lesión en el sistema muscular o en el ósteoarticular.

Los traumatismos en las extremidades no suelen ser la causa de un riesgo de muerte, aunque si no se sigue el tratamiento adecuado, es posible que las secuelas incluyan algún tipo de discapacidad de variada importancia.

En la muchos de los casos es necesaria una intervención quirúrgica de mayor o menor magnitud para reparar los daños ocasionados, pero en prácticamente todos los casos es necesario un proceso de rehabilitación física que en algunas ocasiones se inicia en el mismo hospital, pero luego debe continuarse o bien en el domicilio o en centros especializados. Un buen proceso de rehabilitación es extremadamente importante para reducir el riesgo de complicaciones y la posibilidad de necesitar un nuevo ingreso hospitalario.